Ruptura de presa era un desastre que se avecinaba

Ruptura de presa era un desastre que se avecinaba

Una normatividad laxa, la falta crónica de personal y una ley que silenció las voces de los ambientalistas en torno a las licencias de minería hicieron que la devastadora ruptura de una presa en el sureste de Brasil fuera un desastre que ya daba muestras de avecinarse, denunciaron expertos y legisladores.

El desplome de la presa que retenía desperdicios de mineral de hierro el 25 de enero desató una avalancha de lodo que sepultó inmuebles y contaminó el agua río abajo. Al menos 121 personas han muerto y otras 226 siguen desaparecidas. Sin embargo, una de las partes más crueles de la tragedia en Brumadinho es que ya había ocurrido antes: en 2015, dos represas mineras reventaron en el cercano municipio de Mariana, considerado el peor desastre ambiental en la historia de Brasil.

Y peor aún: podría ocurrir de nuevo. Muchos estados brasileños y el gobierno federal están movilizándose para hacer menos estrictas las normas en nombre del desarrollo económico. En los tres años desde que la ruptura en Mariana provocó la muerte de 19 personas, las regulaciones del sector se han vuelto menos rigurosas, no más, en el estado Minas Gerais.

«Se sentía como si sólo fuera cuestión de tiempo antes de que ocurriera algo más grande», dijo Josiele Rosa Silva Tomas, presidente de la asociación de habitantes de Brumadinho.

Más información en El Siglo de Torreón



Fuente: Ruptura de presa era un desastre que se avecinaba