Recorte de fondos amenaza futuro del águila real

Recorte de fondos amenaza futuro del águila real

Aunque es un símbolo de México inmortalizado en su bandera, la presencia del águila real en el país es ínfima debido a la falta tanto de recursos económicos como de tiempo dedicado a su conservación.

Este miércoles se celebra el Día del Águila Real, especie que, después de tres décadas de trabajo en instancias públicas y privadas, apenas alcanza las 150 parejas reproductivas que vuelan libremente por el territorio nacional, una cantidad que la sitúa dentro de la lista de especies en riesgo.

El coordinador de campo del Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), Enrique Cisneros, cuenta a Efe que México aún está lejos del loable trabajo realizado por Estados Unidos durante el pasado siglo para conservar al águila calva, su símbolo nacional.

El vecino del norte cuenta hoy con más de 20,000 ejemplares en vida libre cuando en la década de 1930 la especie estuvo al borde de la extinción.

En el caso de México, de acuerdo con el experto, los esfuerzos por conservar al Aquila chrysaetos distan mucho del descomunal despliegue de tiempo, leyes y dinero que realizó Estados Unidos con su rapaz insignia.

Un águila real llega pesar más de 6.5 kilogramos y a medir un metro de altura.

Pueden vivir hasta 25 años y se caracterizan por tener solo una pareja reproductiva durante su vida.

Durante el vuelo, esta ave alcanza una velocidad de vuelo de 250 kilómetros por hora cuando cae en picado.

Su vista también es prodigiosa, 8 veces superior a la del ser humano y le permitiría observar las letras de un periódico a 2 kilómetros de distancia.

Los recursos para la conservación nunca son suficientes en México, de ahí que se requiera con más intensidad la participación de todos los sectores privados y de la sociedad civil, especialmente este año que el nuevo Gobierno federal limitó los recursos a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Actualmente, esta dependencia gubernamental opera con menos de una cuarta parte del presupuesto del que dispuso durante el sexenio anterior.

El FMCN posee un programa de conservación desde el año 2010 que ha permitido observar entre 150 y 170 parejas en libertad que se ubican en un corredor que ocupa los estados de Baja California, Tamaulipas, Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Aguascalientes y Querétaro.

Asimismo, agregó que hace poco se avistó una pareja en Oaxaca, algo que consideró una buena noticia.

En el año 2012, el Gobierno federal informó que existían 81 parejas de águilas y al término de 2018 se registró un incremento del 75 % de ejemplares.

“Estimamos que existen otros poco más de 200 especímenes a los contabilizados, pero faltan esfuerzos y personal capacitado para su monitoreo. Por otro lado, la pérdida de hábitat es tan fuerte que quizá vayamos a perder parejas o zonas de anidación que nunca conocimos”, expuso.

El especialista con 30 años de trabajo en campo resaltó que México requiere más continuidad en los programas de conservación de los distintos hábitats del águila.

Algunos ejemplares se han electrocutado por presencia de torres eléctricas en los ecosistemas, agregó.

Cisneros definió la preservación del águila como un “rompecabezas” que requiere entender el valor de esta ave y su rol como “especie sombrilla”.

Esto significa que su pérdida repercute en todas las especies miembros de la cadena trófica sobre la que tiene incidencia.

Cabe mencionar que en 1994 la Semarnat incluyó al águila real en la lista de especies en riesgo, estimándose que podría desaparecer en el corto o mediano plazo.

Por su parte, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la tiene incluida en su programa de especies prioritarias.

Hace poco más de un año, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) crearon el Centro Nacional de Control y Protección del Águila Real para recibir, rehabilitar y liberar ejemplares en vida silvestre.

“El FMCN se congratula de haber sido la primera organización en haber logrado colocar una cámara que dio seguimiento por más de un año a un polluelo en su nido y cuyas imágenes se han divulgado en todo el mundo”, finalizó Cisneros.

Más información en El Siglo de Torreón



Fuente: Recorte de fondos amenaza futuro del águila real